Diferencias entre productos ecológicos y convencionales

Los productos ecológicos han irrumpido en los hogares de las familias de todo el mundo de una manera aplastante, aunque en la actualidad tan solo representan el 1% del consumo de alimentos en todo el mundo, pero poco a poco van ganando más fuerza. Ahora, ¿qué diferencia tienen con los productos convencionales?

Productos ecológicos y productos convencionales, ¿de verdad son tan diferentes?

Seguro que en más de una ocasión has oído hablar sobre un producto ecológico y de lo sanos que son estos frente a los productos convencionales que puedes comprar en el supermercado. Pero, ¿de verdad hay tanta diferencia entre uno y otro?

La respuesta es que si, y un si rotundo. ¿El motivo? Para comenzar es por la forma en la que se cultivan los productos ecológicos, o se cuida del ganado para posteriormente vender la carne. No se usan productos químicos ni tampoco aditivos ni conservantes como en los productos convencionales, lo que hace que sea más sano.

Y en el cuidado y cría de los animales que posteriormente serán convertidos en carne, no se usan hormonas ni tampoco otros productos dañinos para el animal. Los animales son cuidados con técnicas naturales, lo que ayuda a que su carne tenga mejor sabor y sea más sana.

¿Qué diferencias hay entre un alimento ecológico y un alimento convencional?

Para comenzar, debido a que los alimentos ecológicos son cultivados con técnicas naturales, el alimento mantiene intactos todas sus propiedades nutritivas (minerales, vitaminas…), mientras que en el caso de los alimentos convencionales estos van perdiendo todos sus nutrientes durante los diferentes procesos a los que son sometidos.

Entre otras ventajas, los productos ecológicos ayudan al desarrollo del cerebro al tener algo contenido mineral como el fósforo y los alcaloides, esenciales para el desarrollo del cerebro. Además, contiene otras proteínas y minerales que fortalecen el sistema inmunológico y mejora el crecimiento y desarrollo de los tejidos de los músculos. En el caso de que los tejidos estén dañados, estos tardan menos en repararse si se consume un alimento ecológico.

Dado que se elimina por completo el uso de productos químicos durante el proceso de cultivo y de la cría, estos alimentos ecológicos no producen tantas alergias como los productos convencionales. A todo esto, se añade que la eliminación por completo de las hormonas en las técnicas de cultivo y el cuidado del ganado reduce las posibilidades de que el organismo se vea afectado por un exceso de hormonas.

Bebidas ecológicas, como la leche, contiene lo que se conoce como ácido linoleico conjugado, o ACL, unos agentes que una vez en el organismo pueden prevenir la arterioesclerosis.

Por último, los productos ecológicos respetan el medio ambiente durante todo el proceso, sin dañar la tierra y sin necesidad de tener que utilizar recursos del planeta para su cultivo, mientras que los alimentos convencionales precisan de la preparación y uso de químicos que poco a poco van matando la tierra, hasta que esta deja de ser fértil.

En la actualidad, muchos médicos están empezando a recetar el consumo de productos ecológicos, puesto que son mucho más sanos. Y no son complicados de encontrar ni tampoco de reconocer frente a los productos convencionales.

Qué opinas?

Otros Productos

Receta de galletas de sirope de arce

Estos son los ingredientes que necesitas para hacer unas galletas con sirope de arce 180 gr. de mantequilla a temperatura ambiente 200 gr. de azúcar…