Cómo reconocer los alimentos ecológicos

Alimentarse de una forma sana, tanto uno mismo como a la familia, se ha convertido en toda una obsesión para muchos españoles. Aunque en España todavía no es muy común el consumo de productos ecológicos, pues solo abarca el 1% del gasto en alimentación anual, cada vez son más los que buscan estos productos. Pero, ¿cómo se les puede distinguir?

¿Qué es exactamente un alimento ecológico?

Los alimentos ecológicos son aquellos que se cultivan sin usar pesticidas ni productos químicos que dañan la salud de los consumidores. En el campo de la agricultura, en Europa hay más de 1,6 millones de hectáreas de terreno destinadas a este fin.

En el caso de la carne ecológica, es aquella a la que los animales se les ha alimentado únicamente con productos naturales, sin engordarlos ni empacharlos con comida “basura” para que engorden más rápido.

Además, el trabajo que se realiza con estos productos respeta por completo el medio ambiente, evitando el daño de las zonas y de la tierra en la que se trabaja para el cultivo y cuidado de los animales.

¿Cómo puedes saber si un alimento es ecológico o no?

A simple vista es difícil distinguir un alimento que sea ecológico y que no lo sea. No obstante, hay una forma sencilla, y es a través de la etiqueta.

Las normas de la Comunidad Europea establecen que todos los productos que sean ecológicos tendrán que indicarlo en la etiqueta del producto. Aquellos que procedan de la Unión Europea tendrán el logo comunitario, una hoja con una estrella de color verde y la denominación de producto ecológico.

En el caso de que no procedan de la Unión Europea, tendrán la indicación de Agricultura no UE. Además, en España los productos ecológicos llevan en la etiqueta un sello del comité de control.

Gran diferencia de los alimentos no ecológicos

En cuanto a la salud, ¿qué ventajas otorgan estos alimentos? Primero de todo no son dañinos para la salud puesto que nos e han utilizado productos químicos para su producción. No contienen conservantes, no contienen grasas saturadas en la carne ni tampoco cuentan con calorías innecesarias añadidas durante el proceso de producción.

Son ideales para perder peso, además de que muy buenos para que los niños puedan crecer sanos. Favorecen el desarrollo muscular y del organismo, al mismo tiempo que limpiar el organismo de toxinas y previene enfermedades como el cáncer. Por otro lado, su sabor es mucho más jugoso que el de los productos no ecológicos.

Qué opinas?

Otros Productos

Receta de galletas de sirope de arce

Estos son los ingredientes que necesitas para hacer unas galletas con sirope de arce 180 gr. de mantequilla a temperatura ambiente 200 gr. de azúcar…