El sirope de arce, también denominado jarabe de arce, es un dulce fabricado con la savia de diferentes especies de arce de los bosques canadienses y de los bosques estadounidenses. Hasta hace relativamente poco este condimento no era muy conocido pero en los últimos años ha ganado mucha popularidad y su consumo ha crecido notablemente, convirtiéndose en uno de los principales acompañantes de postres tan clásicos como gofres o crepes.

Este dulce, a diferencia de otros, no es refinado lo que lo convierte en un condimento muy sano y natural. Además, su alto contenido en nutrientes tales como fósforo, calcio o magnesio, entre otros, aporta a nuestro organismo innumerables beneficios. Por ejemplo, gracias al sirope de arce podemos fortalecer nuestros huesos y nuestros dientes por el calcio y el fósforo que contiene y además, al consumirlo evitamos sufrir acidez de estómago.

Las propiedades de la miel de arce también ayudan a prevenir enfermedades del corazón o el asma, el estreñimiento y el sobrepeso y a su vez estimulan el funcionamiento neuronal y mejoran la frecuencia cardiaca.

Sin embargo, a pesar de todos estos beneficios, no es conveniente abusar de su consumo ya que también tiene aspectos negativos. El sirope de arce contiene azúcar, por lo que consumirlo en exceso puede ser un problema. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la ingesta diaria de azúcar de una persona debe representar un 10% del total de calorías ingeridas, es decir, un adulto que consume 2500 calorías no debe tomar más de 95 gramos de sirope de arce.

Hay que tener en cuenta que los siropes de arce no son todos iguales sino que, dependiendo del grado de dulzura y de la intensidad de la savia, podemos diferenciar entre sirope de tipo A, de tipo B o de tipo C, siendo el A el más dulce y con menos nutrientes y el C el más amargo pero con más nutrientes. El alto contenido nutritivo del sirope de arce de tipo C es lo que lo convierte en el más recomendable, aunque su sabor no hace que sea el más atractivo.

Erróneamente, el sirope de arce también es denominado sirope de savia pero, aunque las diferencias entre ambos son pocas, existen. El sirope de arce es obtenido básicamente a base de savia de arce mientras que el sirope de savia combina este ingrediente con sirope de palma. Este segundo producto se comenzó a producir más tarde, cuando se observó que las propiedades del sirope de arce variaban según los árboles de los que se obtenía la savia y la época del año en la que se recolectaba.

Así pues, hay que tener en cuenta que el sirope de arce no se utiliza solo como condimento para dulces sino que también se puede utilizar para hidratar la piel, el cabello o a modo de dieta. Vamos a ver cómo.

Receta de galletas de sirope de arce

Estos son los ingredientes que necesitas para hacer unas galletas con sirope de arce 180 gr. de mantequilla a temperatura ambiente 200 gr. de azúcar…

¿Los alimentos ecológicos son mas sanos?

Verduras y hortalizas, mucho más sanas En cualquier verdulería, frutería o centro comercial puedes comprar verduras y hortalizas, y a diario verás como van trayendo…

Alternativas naturales al azúcar

¿Qué otras alternativas al azúcar tienes? Stevia: Dentro del listado de endulzantes naturales que puedan sustituir al azúcar siempre encontrarás en primer lugar la stevia,…

Verduras glaseadas con sirope de arce

¿Cuáles son los ingredientes para unas verduras glaseadas con sirope de arce? En realidad hay diferentes tipos de verduras que se pueden utilizar para preparar…

Cómo reconocer los alimentos ecológicos

¿Qué es exactamente un alimento ecológico? Los alimentos ecológicos son aquellos que se cultivan sin usar pesticidas ni productos químicos que dañan la salud de…

Cómo usar el sirope de arce

¿Buscando llevar una vida más sana? Así es como se usa el sirope de arce A la hora de comer algunos alimentos se suele utilizar…

Dieta con sirope de arce

En primer lugar, cabe tener en cuenta que la miel de arce no es solo un edulcorante sino que, consumido correctamente, sirve como depurador natural del organismo. La alimentación a la que estamos sometidos muchos de nosotros hoy en día hace que nuestro cuerpo se llene de nutrientes innecesarios que saturan al aparato digestivo pero, gracias a la dieta del jarabe de arce, se eliminan estos residuos tóxicos innecesarios.

Esta dieta consiste en realizar un semiayuno durante diez días en los cuales se combinan alimentos bajos en grasas a la hora de las comidas y cenas, con un preparado a base de arce. Es importante seguir este régimen correctamente porque, como resultado, no se consigue solo bajar de peso, sino que también se consigue eliminar todo aquello que nuestro cuerpo no necesita.

Para hacer el preparado solo se tiene que combinar sirope de arce con agua y zumo de limón y se tienen que consumir cerca de dos litros de este zumo al día. Los alimentos a los que puedes recurrir para las comidas y cenas son varios, por ejemplo, puedes preparar 200 gramos de pechuga o de pescado a la plancha, 100 gramos de arroz integral, verdura o fruta de temporada, entre otros. El consumo de infusiones depuradoras también está permitido.

La finalidad de este régimen es evitar que nuestro cuerpo tenga que hacer un sobreesfuerzo para llevar a cabo la digestión, lo que ayuda a limpiarlo. Además, como el consumo de grasas se reduce durante este periodo se consigue adelgazar pero, para ello, la dieta tiene que ser combinada con ejercicio.

Durante los tres días previos conviene prevenir al cuerpo y alimentarse con alimentos bajos en grasas y lo mismo tiene que ocurrir durante los tres días posteriores. Una vez haya pasado este tiempo, no hay que abusar de grasas saturadas ya que son una de las principales fuentes de calorías.

Aquellos que empiezan esta dieta pronto notarán una mayor capacidad de concentración y un incremento de la autoestima. Además, con este régimen también se consigue eliminar toxinas pero para eliminar todas las deseadas hay que tener en cuenta que tiene que ser combinado con una gran cantidad de agua. La suma de ambos productos es lo que hace verdaderamente eficiente la dieta.

En relación con el aspecto físico, esta dieta ayuda a perder peso debido a un déficit calórico. Durante estos días, el cuerpo recibe menos grasas y, para obtener la energía que necesita, recurre a las grasas que tiene como reserva. Sin embargo, el resultado visible dependerá del metabolismo de cada uno.  Así pues, aunque hay que hacer un sacrificio durante diez días, los resultados serán más que satisfactorios.

Sirope de arce para el pelo

En segundo lugar, hay que tener en cuenta que nuestro cuerpo está sometido a factores externos negativos interiormente, pero también exteriormente. Por ejemplo, nuestro cabello está sometido a la falta de hidratación, al estrés o a las planchas y secadores. Para poder combatir todo esto, se puede recurrir al sirope de arce como solución natural para hidratar el pelo, para aportarle brillo y para que gane volumen.

El proceso es muy sencillo, lo único que hay que hacer es aplicar una cucharada de sirope de arce sobre el cabello y dejarlo actuar durante unos veinte minutos. Cuando haya pasado este tiempo, ya puedes retirar el jarabe y, si repites este proceso una vez a la semana, pronto notarás los resultados.

Es importante que te asegures de que todo tu pelo queda bien cubierto, desde la raíz hasta las puntas. Asimismo, cuando te lo quites, hazlo bien porque si no lucirá grasiento, y no brillante. Prueba este pequeño truco y evita que tu pelo se estropee o se rompa con facilidad.

Hidratar la piel con miel de arce

El sirope de arce también aporta a beneficios a nuestra piel ya que ayuda a ralentizar su envejecimiento y a disminuir las inflaciones musculares que a veces sufren pies y manos. Su consumo ayuda a luchar contra esto pero, si se aplica directamente a la piel, los resultados se notan mucho antes.

Para aplicarlo a la piel solo tienes que hacer una mascarilla a base de sirope de arce, leche y avena molida. Las cantidades son un litro de leche, una cucharada de sirope y cuatro cucharadas de avena. Ponlo a calentar en una olla y, cuando esté frío, aplícatelo sobre brazos y piernas.  Déjalo un cuarto de hora y luego retíralo con agua. Tu piel lucirá más hidratada, más exfoliada y más nutrida. ¡Todo son ventajas!

Así pues, como vemos, el sirope de arce cuida tu cuerpo por dentro y por fuera. Un alimento natural, sano y con una cantidad infinita de ventajas. Súmate a la moda y comienza a utilizarlo. Lo hagas del modo que lo hagas, tu cuerpo solo obtendrá beneficios.

Y si quieres saber más sobre alimentos saludables, ¡pincha aquí!

  • leche de alpiste: Si se mantiene un estilo de vida saludable y activo la leche de alpiste será tu perfecto aliado. El alpiste disuelve la grasa en sangre. Al no contener ni sílice ni lactosa es ideal para los que buscan sustitutivos de la leche de origen animal.
  • agar agar: el agar agar es un alga transparente sin sabor que ha revolucionado la cocina. Resulta ser un potente espesante y si se toma en ensalada ayuda a controlar el apetito ya proporciona sensación de saciedad. 
  • reishi: El reishi es un hongo procedente de los bosques asiáticos muy venerado por sus importantes propiedades curativas. Especialmente destacable es su capacidad de fortalecer el sistema inmunológico, que le han llevado a ser utilizado en dietas para prevenir tumores.